miércoles, 26 de octubre de 2016

Séptima temporada The Walking Dead, nadie es inmortal

Arranca la nueva temporada de The Walking Dead y sale al escenario con uno de los episodios más brutales de todos los anteriores, con una tensión que se mastica en el aire dejándote en vilo durante todo el capítulo. Marcando un nuevo punto de inflexión, donde nadie estará a salvo. 
Está claro que se ha intentado introducir al espectador dentro del círculo de la muerte, donde durante tanto tiempo de ausencia se ha especulado de quién sería la víctima Negan, con imágenes del bate señalándote directamente y demás recursos, para hacerte sentir como uno más, con un resultado más que favorable, no pudiendo dejar a nadie indiferente.
El nuevo líder rival, deja como amateur al antes tímido "Gobernador", siendo un enemigo mucho más calculador y paciente, que después de ver este episodio tendrás muy claro sus reglas y lo que está dispuesto a hacer si alguien se las salta.
Por el contrario, le hace falta un nuevo equipo para grabación con urgencia, y es que parece que siguen  usando las mismas que en la primera temporada, y realmente se ve francamente mal.
¿A vosotros que os ha parecido? ¡Cuéntanoslo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario